Inflación: cuál será el impacto de la suba de combustibles en el dato de enero

0
Además de la marcada incidencia directa que tiene sobre el IPC, los efectos indirectos del aumento de las naftas suman aún más presión a la inflación de este mes.

El precio de los combustibles aumentó en promedio un 27% este miércoles. Se trata de una noticia que impactará de lleno en la inflación de enero, tanto por la incidencia de las naftas en el IPC como por los efectos “ indirectos” que repercuten en toda la economía.

De hecho, analistas estiman que sólo por la incidencia directa que tienen los combustibles en el IPC, la reciente suba aportará entre 1 y 1,5 puntos adicionales al dato de enero. De esta manera, si bien se estimaba cierta desaceleración con respecto a diciembre, la inflación del primer mes del año rondaría el 20%.

La ponderación que tienen los combustibles en el IPC a nivel nacional ronda el 4%. Esto es, por cada 10 puntos que aumenta la nafta, el IPC de ese mes tiende a aumentar 0,4%. Por lo tanto, lo que venimos viendo a lo largo de esta fase de incrementos en los combustibles, es que con el casi 75% de aumento que tuvo de promedio en diciembre, se sumaron 3 puntos adicionales a la inflación. Si le sumamos el 27% que tenemos por ahora en enero, eso ya suma 1,1 punto de inflación”, explicó a Ámbito Santiago Manoukian, Jefe de Research en Ecolatina.

Más allá del impacto directo, el economista sostuvo que también hay que contemplar los “encadenamientos, asociados al mayor costo que ahora va a tener el combustible”. “Partiendo, directamente, de los costos logísticos y de transporte. Y todas las actividades que usan, con mayor o menor intensidad, el combustible y el transporte. Ahí el consumo masivo puede verse afectado. Pero también otros sectores como el agro”, resumió Manoukian.

Y subrayó que “el impacto es transversal”. “Tanto al sector primario, como secundario y al sector terciario de servicios: afecta tanto al agro, como la industria, como en los comercios. Esto hace que el impacto inicial del aumento del combustible tenga un efecto cascada, o impactos indirectos, que incidan en la estructura de costos en las empresas y con ello un cierto traslado a los precios”, resaltó.

Inflación y combustibles, se “retroalimenta” la suba de precios

El aumento de los combustibles impacta de manera directa e indirecta en la inflación

El aumento de los combustibles impacta de manera directa e indirecta en la inflación

Sergio Chouza, director de la consultora Sarandí, señaló que los combustibles tienen una “importancia fundamental en el índice de precios”. “Es el segundo producto individual que más ponderación tiene, solamente detrás de la carne”, explicó el economista, quien estimó un impacto de 1 punto en el IPC de enero a partir de la suba del 27% en las naftas.

“Si bien no es poco, también es verdad que en relación al globo general de lo que vienen siendo los aumentos de precios, tampoco es algo que haga la diferencia a nivel anual. Pero es un número muy significativo y lamentablemente responde a esta intención del Ejecutivo de hacer de forma desordenada el proceso de recomposición de precios, sin tener mucha contemplación del timing, de cuál es la mejor secuencialidad para darle sostenibilidad, de preservar los consumos de las familias”, explicó Chouza.

En ese sentido, el analista remarcó que los incrementos en los combustibles no solamente afectan a “quienes tienen un auto y compran nafta de forma directa, sino también de toda la logística, de todos los productos de la economía”. “Principalmente los alimentos, que tienen en su interior algo de ‘efecto naftas’ en el traslado, en el transporte”, resaltó Chouza, quien concluyó que se “va a seguir retroalimentando el proceso inflacionario y la elevadísima inercia, sin resolver los problemas de fondo”.

El traslado a precios “podría ser menor”

Por su parte, Eugenio Marí, Economista Jefe de la Fundación Libertad y Progreso, estimó que “por la incidencia directa de los combustibles en el IPC, la actualización de precios aportará cerca de 1,5 puntos adicionales al aumento de enero”.

Podrá haber algo de traslado en otros precios, pero creemos que será menor, pues un segmento importante de los precios ya actualizó en diciembre. Con todo, estimamos un IPC del primer mes del año que estará en el rango 15%-20%”, explicó.

En ese sentido, Marí resaltó que en la medición que realiza la firma, “el índice general mostró una desaceleración en la última semana de diciembre, explicado por el hecho de que se va diluyendo el impacto inicial del sinceramiento del tipo de cambio mayorista”. “Incluso hemos registrado algunos precios que se ajustaron nominalmente a la baja, como las carnes, luego de haber tenido subas por encima de su equilibrio en la segunda y tercera semana”, agregó.

“Lo más importante es que este sinceramiento de precios se está dando en un contexto de estabilidad de la demanda de pesos, lo que se nota en la estabilidad de los tipos de cambio paralelo y la brecha cambiaria. Si el sendero de reformas se consolida, se abre la posibilidad de que el IPC de enero y febrero sean menores al de diciembre”, concluyó Marí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.