A 4 años del asesinato de Fernando Báez Sosa: cómo es la vida de los rugbiers en la cárcel

0

Los acusados permanecen detenidos en la Alcaidía N° 3 de Melchor Romero, separados del resto de los presos. Las condenas no están firmes y se espera el fallo de Casación.

A casi cuatro años del crimen de Fernando Báez Sosa, cometido el 18 de enero de 2020 en la ciudad balnearia de Villa Gesell, los ocho rugbiers acusados permanecen detenidos en la Alcaidía Nº 3 de Melchor Romero. Tanto la familia de la víctima como los jóvenes condenados por el homicidio aguardan con expectativa que el Tribunal de Casación Penal bonaerense resuelva las apelaciones al fallo que sentenció a cinco a prisión perpetua y los otros tres a 15 años de cárcel.

Por el crimen de Báez Sosa fueron sentenciados a prisión perpetua Maximiliano Thomsen (24), Ciro Pertossi (23), Enzo Comelli (23), Matías Benicelli (24) y Luciano Pertossi (22), como coautores del delito de “homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado por dos o más personas y por alevosía en concurso ideal de lesiones leves”.

Los jueces María Claudia Castro, Emiliano Lazzari y Christian Rabaia entendieron además que Blas Cinalli (22), Ayrton Viollaz (24) y Lucas Pertossi (24) fueron “partícipes secundarios” del mismo delito y se les aplicó una pena de 15 años de cárcel.

Actualmente, los ocho rugbiers se encuentran en un pabellón separado del resto de los presos y siguen durmiendo de a dos por celda. Pese a esto, tienen permitido reunirse en las horas libres para mirar televisión o hablar entre ellos, según confirmaron fuentes policiales y judiciales a TN.

Los días de los rugbiers en la cárcel. Este video fue grabado por los propios presos en abril de 2023

Al menos dos veces por semana tienen asignados un sector de la cárcel donde realizan tareas de mantenimiento y refacción. A esto se le suma que tienen cuatro horas de recreación en el patio.

Mientras están detenidos, los rugbiers pueden acceder a una biblioteca dos veces por semana, disfrutar de juegos de mesa y reciben la visita de los familiares los días jueves.

Las condenas a los rugbiers no están firmes y podrían ser absueltos

El Tribunal de Casación Penal bonaerense debe resolver las apelaciones al fallo que sentenció a cinco a cinco rugbiers a prisión perpetua y a los otros tres a 15 años de cárcel.

Graciela Sosa y Silvino Báez – padres de la víctima – se encuentran representados por el abogado Fernando Burlando junto a Fabián y Facundo Améndola. En su apelación ante Casación, tanto el letrado como los fiscales que intervinieron en el juicio pidieron que la perpetua alcance a los ocho.

En su cuenta de Instagram, Burlando escribió días atrás: “Nos acorrala ahora el miedo que se genera por los rumores que desde hace unas semanas corren en ciertos ambientes judiciales. Es el miedo a la injusticia. El miedo a que la justicia se vea avasallada. El miedo a ver hecha realidad la peor de las pesadillas que significa ver a los asesinos en libertad“.

El abogado cuestionó la posibilidad de que los condenados por el crimen “sean beneficiados por erróneas interpretaciones de todo lo visto, oído y probado durante el juicio“, que se desarrolló en último verano en Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de la ciudad de Dolores.

Tenemos miedo de la decisión de la justicia que, de ser así, pareciera que han visto otro juicio, evaluado otras pruebas y conocido otra realidad”, sostuvo el abogado, y agregó: “Nos aterra la idea de que se cambie la mirada que la justicia tiene sobre el crimen”.

Subrayó además: “Nos angustia que algún juez pretenda aliviar la pena de los condenados, tomando como argumento algunas de las irrealidades que la defensa intentó mostrar”.

Los jueces de la Sala II deberán resolver si hacen lugar a esos planteos, o si revisan las penas impuestas por el TOC 1 de Dolores, como pretende el defensor Hugo Tomei, quien desde el inicio de la investigación ha cuestionado la legalidad del proceso.

En una audiencia realizada el último 15 de agosto ante Casación, la defensa insistió en el pedido para que se declare la ilegalidad del procedimiento de imputación de las horas posteriores a la detención de los acusados, y cuestionó la actuación de la fiscal Verónica Zamboni, a cargo de la instrucción del caso, y de los jueces de la Cámara de Apelaciones de Dolores.

Planteó además la presunta violación al principio de congruencia de la sentencia dictada el último 6 de febrero, y pidió que se aplique la figura del “homicidio en riña” para los casos de Thomsen, Comelli, Benicelli, y Luciano y Ciro Pertossi, y la absolución para Cinalli, Viollaz y Lucas Pertossi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.