Saqueos, quema de autos y edificios, y casi 900 detenidos en una nueva madrugada violenta en Francia

0

Casi 900 personas fueron detenidas en Francia entre anoche y esta madrugada, en la tercera jornada de protestas y disturbios por el asesinato de un joven repartidor baleado por la Policía, que incluyeron saqueos y daños en comercios del centro de París y quema de unos 2.000 vehículos, informó el Gobierno.

El Ministerio del Interior precisó que 875 personas fueron detenidas, casi la mitad de ellas en París (408) y sus alrededores suburbanos, 492 edificios fueron atacados, 2.000 vehículos incendiados y se detectaron 3.880 incendios en las calles en la pasada madrugada y noche.

Al caer la noche, la violencia emergió con más fuerza. En París, varias tiendas en el centro comercial Halles y la calle Rivoli, que lleva al museo Louvre, fueron “vandalizadas”, “saqueadas” o “incendiadas”, dijo un alto cargo policial citado por la agencia de noticias AFP.

En Pau, en el suroeste, los manifestantes lanzaron un cóctel molotov contra una comisaría, informó la Prefectura. Y en Lille (norte) una alcaldía de distrito fue incendiado y otro apedreado, explicó la alcaldía.

En la noche previa habían sido incendiadas comisarías, alcaldías, escuelas y autos en varias ciudades, con un balance de 180 detenidos y de 170 miembros de las fuerzas de seguridad heridos.

El regulador del transporte público en la región parisina IDFM anunció hoy la suspensión hasta nuevo aviso del servicio público de colectivos y tranvías esta noche a partir de las 21, tal como ocurrió en la víspera.

La violencia estalló el martes en las afueras de la capital, después del crimen de Nahel, de 17 años, por un disparo a quemarropa de un agente en un control vial que quedó registrado en video.

El agente, de 38 años, fue puesto en prisión preventiva acusado de homicidio voluntario.

El presidente Emmanuel Macron convocó una reunión de crisis para hoy, la segunda en dos días, lo que lo obligó a dejar antes la cumbre de la Unión Europea (UE) que se celebra hasta hoy en Bruselas.

La primera ministra francesa, Élisabeth Borne, afirmó hoy que “todas las opciones” están sobre la mesa para restablecer el orden, al ser consultada sobre la posibilidad de declarar un estado de emergencia como reclama la oposición de derecha conservadora y extrema derecha.

“Examinaremos todas las opciones con una prioridad en mente: el regreso del orden”, dijo la primera ministra durante la visita a una comisaría de Évry-Courcouronnes, al sur de París.

En tanto, la ONU le pidió a Francia que se ocupe seriamente de los “profundos” problemas de “racismo” en sus fuerzas de seguridad, tres días después del asesinato del adolescente.

“Es el momento de que el país aborde seriamente los profundos problemas de racismo y discriminación racial entre las fuerzas de seguridad”, declaró Ravina Shamdasani, portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, durante una conferencia de prensa periódica de la ONU en Ginebra.

En 2005, el Gobierno del entonces presidente conservador Jacques Chirac declaró el estado de emergencia tras diez días de disturbios en los suburbios por la muerte de dos adolescentes cuando huían de la Policía.

Ante “el alcance de la violencia” nocturna, la derecha conservadora y la ultraderecha reclaman instaurarlo de nuevo, ya que permite a las autoridades administrativas tomar medidas excepcionales como la prohibición de desplazarse.

Sin embargo, el gobierno duda. El ministro de Ciudad, Olivier Klein, indicó hoy que esto significaría reconocer un “fracaso”, pero su par de Territorios, Christophe Béchu, aseguró que era un tema que se estaba evaluando.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.