Los familiares de Carlos Misael Pereyra expresaron sus emociones luego de enterarse de la identificación de los restos, enterrados en una fosa común en las Islas.

Luego la identificación de los restos de cuatro soldados argentinos enterrados en una fosa común en las Islas Malvinas, la familia del cabo primero -post mortem- de Gendarmería Carlos Misael Pereyra, expresó este martes su «alegría» y «mezcla de emociones» tras conocer la información que les fue notificada hoy.

«Está ahí, lo encontramos, ahora va a poder descansar en paz», dijeron Elsa Beatriz Cremona, su viuda, y Marcos, uno de sus tres hijos, desde la ciudad entrerriana de Concepción del Uruguay, donde viven, de acuerdo con la agencia Télam.

La información de la identificación de los restos les fue comunicada este mediodía a la familia, a través de una videoconferencia, a poco más de 39 años del conflicto bélico, según explicaron.

«Tenemos una mezcla de emociones. Lloramos, nos desahogamos. Es una noticia linda, a pesar de todo. El dolor va a estar siempre pero por lo menos sabemos dónde está», contó Elsa. La viuda del gendarme identificado destacó el «respeto y el cariño» con el que las autoridades de Cancillería y del CICR trataron a los familiares durante todo el proceso.

Por su parte, Marcos, de 43 años, oficial de la Policía de Entre Ríos, que tenia apenas 4 años cuando su padre se fue a la guerra, expresó que le «gustaría poder ir una vez más a las islas para ver la tumba con su nombre».

 

La historia del ex combatiente de Malvinas, Carlos Pereyra

En 1982, Carlos Pereyra tenía 25 años y se convirtió en uno de los 42 efectivos de Gendarmería que fueron convocados a la guerra de Malvinas. Para entonces, luego de haber estado destinado en Corrientes y Córdoba, se encontraba en el escuadrón 36 de Esquel, Chubut, viviendo en esa ciudad junto a su esposa Elsa y sus hijos Verónica, de 5 años, y Marcos, de 4.

Cuando se fue a la guerra, en el vientre de Elsa ya llevaba dos meses de gestación Carlos, quien nació en diciembre de 1982 sin conocer a su papá. Justamente fue él quien aportó su muestra de sangre al Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) para que ahora los restos de su padre puedan ser identificados y su familia pueda concluir el duelo en paz.

Además de Pereyra, fueron identificados los restos del subalférez Guillermo Nasif, del cabo primero Marciano Verón, y el gendarme Juan Carlos Treppo.

Además de las 4 identificaciones, se confirmó la identidad del primer alférez Ricardo Julio Sánchez y se reasociaron restos del cabo primero Víctor Samuel Guerrero. Así lo informó hoy el EAAF, en cuyo laboratorio de Córdoba fueron identificados los restos de los ex combatientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.