El hombre rconoció haber tenido todos los síntomas de la enfermedad, pero siguió yendo a su trabajo y hasta asistió a varios asados y reuniones sociales. «No se privó de nada», cuestionó el gobernador de Santiago del Estero.

Un hombre de apellido Ávila reconoció haber tenido todos los síntomas de la enfermedad, pero siguió yendo a su trabajo y hasta asistió a varios asados y reuniones sociales. Hasta el momento hay alrededor de 100 familias aisladas y se estima que habría contagiado por lo menos a 300 personas.

Ocurrió en Santiago del Estero, la provincia que venía entre las 4 con menor cantidad de casos de COVID-19 (solo 40, de los cuales 30 se habían recuperado). El hombre es un empleado público de 52 años que durante 7 días tuvo fiebre y síntomas de coronavirus, recorrió la ciudad capital, estuvo en La Banda, en Manogasta (a 25 kilómetros al sur de Santiago) y hasta por Pinto (a 230 kilómetros al sur). Luego de ese raid social, fue a dos médicos y cuando no dio más, se presentó en el Hospital Independencia. Allí lo hisoparon y le detectaron Covid-19.

«No se privó de nada», cuestionó el gobernador Gerardo Zamora durante una conferencia de prensa en la no tuvo más remedio que referirse al caso popularizado a tal punto que el protagonista ya es reconocido como «Don Ávila» y es musa inspiradora de memes, audios, videos y bromas por doquier.

«Este señor Ávila, que ya es famoso y que todo el mundo conoce, anduvo con síntomas de covid-19 y fue a dos médicos. Cuando no dio más, fue al hospital, algo que no se puede hacer», dijo Zamora. Y no obstante eso, añadió, siguió «haciendo todo lo que no se tiene que hacer: con fiebre y síntomas anduvo reuniones sociales, no se privó de nada. Anduvo en un montón de asados, parece que se dedicaba a eso».

El subsecretario de Salud santiagueño, César Monti, indicó que Don Ávila trabaja en el obrador del Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo (Ipvu), que debió ser cerrado y dejó en aislamiento a 150 personas, que en las próximas horas serán 300 ante la cadena de contactos estrechos y personas que compartieron los asados.

Zamora reconoció que Ávila se niega a dar precisiones de los lugares y personas con las que estuvo y admitió que, por ello, aún no se sabe adónde y a cuántos contagió. «Todavía no sabemos qué hizo durante los 15 días anteriores» a que se le detectara el virus. «Tuvimos que pedir a la Justicia y por parte de la policía ya se secuestró dos celulares para saber qué hizo», relató. Eso sí, «no se contagió trabajando».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.