Es el tercer país del mundo en superar esa cifra de fallecidos por coronavirus. Los gobiernos de las regiones siguen presionando para que el primer ministro Giuseppe Conte acelere la flexibilización gradual de la cuarentena.

Italia se convirtió en el tercer país del mundo con más de 30.000 muertos por coronavirus, mientras los gobiernos de las regiones siguen presionando para que el primer ministro Giuseppe Conte acelere la flexibilización gradual de la cuarentena que inició este lunes y que prevé, a partir del 18 de mayo, la reapertura de negocios minoristas, bares y peluquerías en todo el país.

Luego de registrar otras 234 muertes en las últimas 24 horas, cifras que siguen su tendencia general a la baja, el total de decesos en Italia por el virus alcanzó los 30.201 desde el inicio del brote en el país, mientras que los casos, también en disminución, ya son casi 88.000.

Italia se convierte así en el tercer país del mundo en superar los 30.000 muertos por el nuevo coronavirus surgido en China hace cinco meses, luego de Estados Unidos, con más de 75.000 fallecimientos, y del Reino Unido, que tiene más de 31.000.

Tensión

Además de la crisis sanitaria y económica, el brote de coronavirus ha desatado tensiones políticas, agudizadas esta semana, entre el gobierno central y los gobernadores, que quieren aplicar sus propios planes para el levantamiento de la cuarentena, y no los de Conte, en función del nivel de contagios y las necesidades económicas de sus regiones.

Este viernes, el gobernador de la provincia de Bolzano, en la norteña región de Trentino Alto-Adigio, anunció que desde el sábado se permitirá la apertura de negocios minoristas y, desde el lunes 11, peluquerías, bares, restaurantes y museos, en abierto desdén al cronograma de Conte.

«La crisis ha sido un gran desafío para varias categorías, de las familias a las empresas, y las próximas semanas serán difíciles. Es justo seguir adelante con el camino de la reapertura», planteó el gobernador Arno Kompatscher en declaraciones que recoge el diario La Stampa.

En tanto, el presidente de la región norteña de Friul-Venecia Julia, Massimiliano Fedriga, anunció su intención de abrir desde el lunes los negocios minoristas, pese al decreto del gobierno de Conte que autoriza su apertura a nivel nacional desde el 18 de mayo.

«El lunes reabrimos. Es una propuesta muy responsable: el lunes los negocios minoristas y el 18 el resto de las actividades», sostuvo hoy Fedriga en declaraciones a Radio 24.

El planteo de Fedriga se da en medio de la presión de las 19 regiones de Italia para que el gobierno acelere la flexibilización gradual de la cuarentena que dispuso Conte, que también contempla abrir bares y restaurantes desde el 1 de junio.

Fedriga argumentó su decisión en que el gobierno central ya autorizó la reapertura de las librerías y de los negocios de venta de ropa para bebés desde el 4 de mayo «y esas reglas pueden servir para el resto de las actividades».

En Friul-Venecia Julia murió hasta el momento alrededor del 1% de las 30.201 víctimas registradas hasta el momento en Italia, con 308 muertes.

Más moderado, el presidente de la norteña Emilia-Romaña, Stefano Bonaccini, planteó hoy que su reclamo «es que a partir del 18 haya más autonomía para las regiones».

De todos modos, el presidente de la segunda región con más víctimas en Italia, con 3.792 fallecimientos desde iniciada la pandemia, aclaró que las medidas deben ser «siempre en contacto con el gobierno nacional y con el ministerio de Salud».

Los cruces entre el gobierno nacional y los entes locales llevaron a que el ministro para las Autonomías, Francesco Boccia, amenazara con sanciones a las regiones que adelanten las reaperturas dispuestas por decreto para todo el país.

En ese marco, el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, lanzó un «ultimátum» a los habitantes de la ciudad del norte italiano luego de que en los primeros días de flexibilización de la cuarentena creciera de manera exponencial la cantidad de gente en las calles.

«No soy un político de metáforas, soy un político de acciones. O las cosas cambian hoy -no mañana, es un ultimátum-, o mañana estaré aquí en el Palazzo Marino como de costumbre y tomaré medidas», advirtió Sala en las redes sociales, desde la sede del gobierno milanés.

Milán es la mayor ciudad y la capital de la norteña Lombardía, la región más afectada por el coronavirus, donde se concentra el 50% de las víctimas de todo el país, con 14.839 fallecimientos confirmados hasta hoy.

Según informó Protección Civil, las personas curadas, que son 2.747, duplicaron a los nuevos positivos, 1.327, mientras que el número actual de enfermos se mantiene en marcado descenso y alcanzó hoy 87.961 personas, 1.663 menos que ayer.

telam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.