La reclusa de 20 años inició la protesta ayer junto a otras compañeras en la Unidad Penal Número 6 de Mujeres de Paraná.

Desde el martes 28 a las 9 de la mañana, Nahir Galarza sólo toma agua. Rechaza los alimentos que le ofrecen en la Unidad Penal Número 6 de Mujeres de Paraná porque junto a otras compañeras decidió iniciar una huelga de hambre. El motivo: piden que vuelvan las visitas.

Las visitas fueron postergadas como en todas las cárceles del país para evitar el riesgo de la transmisión del COVID-19. En varios penales, Devoto y Melchor Romero, por ejemplo, hubo violentos motines originados por la extraña situación que se vive por el virus.

En el caso de la joven de 20 años, condenada a perpetua por el crimen de Fernando Pastorizzo, ocurrido el 29 de diciembre de 2017, lleva 45 días sin ver a sus padres Marcelo Galarza y Yamina Kroh. Y eso le afecta anímicamente.

“Las internas firmaron un acta en la que dejan constancia que están en huelga de hambre por la prohibición de las visitas”, dijo una fuente penitenciaria. Tanto Nahir como sus compañeras pidieron que al menos se permita la visita de un familiar por detenida.

Tanto ayer como hoy, a Nahir le tomaron la fiebre y la presión arterial y la pesaron. Bajó dos kilos en dos días.

«Del mismo modo que al penal entran muchas personas, entre ellas la psicóloga, el personal penitenciario, la profesora de educación física, y no se toman recaudos, a las visitas pueden ponerle barbijo y tomarle la temperatura”, argumentaron en el acta las detenidas. La huelga será mantenida “hasta que haya una solución o respuesta favorable”.

“Nahir lidera esta forma pacífica de protesta”, confirman sus allegados y las fuentes penitenciarias.

Ni ella ni sus compañeras hablarán con la prensa. Nahir tiene un motivo: prometió confidencialidad a los productores que planean filmar una serie y un documental sobre su vida.

«Del mismo modo que al penal entran muchas personas, entre ellas la psicóloga, el personal penitenciario, la profesora de educación física, y no se toman recaudos, a las visitas pueden ponerle barbijo y tomarle la temperatura”, argumentaron en el acta las detenidas. La huelga será mantenida “hasta que haya una solución o respuesta favorable”.

“Nahir lidera esta forma pacífica de protesta”, confirman sus allegados y las fuentes penitenciarias.

Ni ella ni sus compañeras hablarán con la prensa. Nahir tiene un motivo: prometió confidencialidad a los productores que planean filmar una serie y un documental sobre su vida. (Infobae)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.