El primer ministro británico se reincorpora a la función pública este lunes, y le anticipó a sus ministros que «está ansioso por empezar».

Este lunes Boris Johnson volverá a trabajar desde su residencia oficial, ubicada en el 10 de Downing Street, y “retomará su agenda norma»..

Como era habitual, Johnson dará la conferencia de prensa diaria en Downing Street, se reunirá con el secretario (ministro) de Sanidad, Matt Hancock y, posiblemente, mantendrá una reunión con el nuevo líder del Partido Laborista, Keir Starmer, recién el día miércoles, según detallaron fuentes cercanas.

El primer ministro inglés dio positivo por coronavirus el 29 de marzo y fue hospitalizado en Londres el pasado 5 de abril, al día siguiente pasó a una unidad de cuidados intensivos y fue dado de alto el 10 de abril. De allí se fue a cumplir la cuarentena a Chequers, una residencia de campo.

Pero el gran conflicto que debe afrontar el Gobierno británico son las presiones internas para realizar un plan que permita salir del confinamiento y volver a poner en marcha la economía del Reino Unido.

Según sostienen los medios británicos, en los últimos días, hay un Ejecutivo dividido, entre los que abogan por mantener las medidas hasta minimizar el riesgo de una segunda oleada de la enfermedad, encabezada por el ministro de Salud, Matt Hancock; y otro liderado por el titular de Economía, Rishi Sunak, quien apuesta por acelerar la vuelta a la actividad de las empresas.

Recordemos que antes de que Boris Johnson contrajera coronavirus, la situación había sido subestimada ya que cuando se declaró la pandemia a nivel mundial, el Ejecutivo británico sorprendió anunciando que Gran Bretaña no tomaría medida alguna contra el avance del Covid-19. Luego, y ante la cantidad de contagios y víctimas fatales, se dio un drástico giro de timón.

Hasta el sábado el Reino Unido alcanzó un total de 20.319 fallecidos con 813 decesos por coronavirus en las últimas 24 hs, convirtiéndose en el quinto del mundo con mayor número de víctimas fatales. Vale aclarar que estos números son cifras parciales, ya que no contempla las muertes ocurridas fuera de los centros médicos nacionales.

La presión sobre el Ejecutivo para detallar un programa de salida del confinamiento creció luego de que la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, publicará un plan a futuro sobre cómo se gestionará en la región la reapertura de los colegios, las empresas y los locales de ocio.

“El Gobierno debe explicar a los británicos lo que está planeando. Debemos confiar en que los ciudadanos comprenderán cómo va a producirse (el fin del confinamiento). La administración escocesa ha hecho lo correcto y quiero que el Gobierno del Reino Unido haga lo mismo”, afirmó al diario The Times el ex líder conservador Iain Duncan Smith.

Por su parte el secretario de Salud dijo que “el Reino Unido, uno de los países europeos más afectados por la pandemia, y se está enfrentando al ‘pico’ de la enfermedad y es demasiado pronto para relajar las medidas en vigor, por miedo a sufrir una segunda ola”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.